La intimidación intelectual, más peligrosa que los ataques con ácido: Joumana Haddad


Nacida en Beirut, la capital de Líbano, en 1970, la poeta, narradora, ensayista y periodista Joumana Haddad, editora de las páginas culturales del diario An Nahar, y fundadora de la revista de literatura erótica Jasad, se convirtió en la voz disidente de las mujeres en el mundo árabe intelectual.

Joumana
Joumana Haddad. Foto: Irma Gallo

“El valor uno no lo decide. Tú eres valiente o no eres. Nunca fue para mi, hacer todas estas cosas que hago, una decisión racional, consiente. Yo he sido así desde muy pequeña. Y desde que empecé a escribir supe que no me gustaban todas las prohibiciones, discriminaciones impuestas a las mujeres en mi mundo, y esa furia fue uno de los mayores motivadores de mi escritura”, dice, con convicción, la narradora, académica y poeta mientras juega con sus manos de uñas largas, rojas.

“Es ese deseo de dignidad, de justicia. Y entonces, claro que no es fácil ser la que soy en esa parte del mundo, pero es una aventura muy enriquecedora porque cada día siento que estoy haciendo algo para contribuir, yo, y muchos otros, muchas otras personas -no soy la única- a cambiar esa realidad que estamos viviendo en el Líbano y en el mundo árabe”.

Si Yo maté a Scherezada. Confesiones de una mujer árabe furiosa (Debate, 2011), la dio a conocer por todo el mundo, y hasta le mereció amenazas de muerte, Joumana Haddad no se detiene. En Superman es árabe (Vaso Roto Ediciones, 2014), su libro de ensayos más reciente traducido al español, explica así el porqué de ese título: “La misma doble personalidad. La misma presuntuosa actitud de ‘Yo puedo enderezar las cosas’ (…) hay muchos autoproclamados superhéroes aquí, en mi vieja tierra árabe”.

Joumana sabe de lo que habla cuando dice que “La intimidación intelectual es a veces mucho más peligrosa que los ataques físicos porque se hace de manera más indirecta, más secreta, y pienso que una mujer intelectual tiene la responsabilidad de no dejarse intimidar por esas personas cobardes. Porque es la cobardía sobre todo, en mi opinión, lo que motiva a personas como estas a silenciarte, a decirte que tú eres sólo un accesorio, que no eres importante, que no tienes ningún papel en tu sociedad”. A esta mujer de ojos negros y sonrisa abierta, franca, que publicó una revista de literatura erótica hasta que el presupuesto se lo permitió, la acosaron silenciosamente en la Feria del Libro de Beirut: una mano en la oscuridad, cobarde como bien la define ella, retiró toda la propaganda de su presentación.

“El problema en el mundo árabe es que no hay bastantes leyes para proteger a las mujeres de ese tipo de hombres, y entonces el mensaje principal de Superman es árabe es la necesidad de una revolución masculina también”.

Como académica y luchadora social, Joumana Haddad ha puesto el acento en los llamados delitos de honor, que en su mundo se castigan hasta con la muerte si la “culpable” es una mujer, en el matrimonio con niñas, en la mutilación genital y en la celebración de la virginidad femenina como valor supremo en los países árabes.

“Pienso que mi obsesión por la justicia, de la cual ya hablé, siempre ha sido más fuerte que ese miedo, y entonces estoy siguiendo mi lucha”.

Antes de terminar la entrevista, Haddad concluye con firmeza: “Hablamos muchísimo de revoluciones femeninas, pero poco hablamos de las revoluciones de los hombres. Los hombres también tienen que cambiar ese significado de la virilidad que se ha vuelto, en los últimos años, sinónimo de agresividad, de violencia”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s