1. Madame Bovary, de Gustave Flaubert (1856, en entregas; 1857, como libro completo). Narra la historia de Emma, esposa del doctor Charles Bovary, que lo arriesga todo por un romance adúltero con Rodolphe Boulanger, y luego con Leon Dupuis.

2. El amante de Lady Chatterley, de D. H. Lawrence (Florencia, 1928; Reino Unido, 1960). Otra historia clásica de amor ardiente y adulterio: Constanza, casada con un hombre parapléjico, busca consuelo en los brazos de Oliver Mellors, que pertenece a una clase social inferior a la suya.

3. Cumbres borrascosas, de Emily Brontë. (1847). El amor apasionado e incestuoso entre Catherine y su hermanastro Heathcliff, con el escenario oscuro de las colinas de Yorkshire es una novela que sin duda resiste el paso del tiempo.

4. Anna Karenina, de León Tolstoi. (1877). Una vez más, una mujer se ve atrapada en medio de una pasión prohibida: a pesar de estar casada, Anna encuentra el amor en el oficial Vronski. Esta historia termina en tragedia, con el suicidio de Anna arrojándose a las vías del tren.

annakarenina1

5. Mujercitas, de Louise M. Alcott. (1868). Aunque esta novela no se centra en una historia de amor, decidimos incluirla porque después de una decepción con Laurie (quien se casa con su hermana Amy) Jo, el personaje autobiográfico de Louise M. Alcott encuentra al final a su alma gemela en un profesor mucho mayor que ella, el profesor Baher.

Anuncios