Entrevista con la mujer que escribió sobre los pies y los secretos


La naturaleza de la amistad femenina, los horrores que pueden causar los prejuicios y por supuesto las tradiciones de su país de origen, China, son sólo algunos de los temas centrales de las novelas de Lisa See (París, 1955), que aunque nació en Francia se mudó desde pequeña a Los Ángeles. Ahí se maravilló con las costumbres de sus antepasados también establecidos en Estados Unidos, en Chinatown, el barrio del cual se consideraba patriarca a su abuelo Fong See.

Lisa_See_in_Madrid_by_Asís_G._Ayerbe
Lisa See

En El abanico de seda (Snow Flower and the Secret Fan, 2005) See descubre para los lectores occidentales el nu shu, un lenguaje que las mujeres de la antigua China utilizaban para comunicarse sin que los hombres entendieran, escrito en pequeños papeles o bordado en los abanicos.

“Vengo de una familia chino-norteamericana muy grande. Obviamente no me veo muy china, pero soy en parte china”, afirma con una sonrisa.

En entrevista para La Libreta de Irma, confiesa que su primer acercamiento con el tema de este lenguaje secreto fue casi accidental. “De hecho, estaba reseñando un libro sobre vendajes de pies para Los Angeles Times, y ahí había una mención de sólo tres o cuatro páginas del nu shu como un sistema secreto de escritura que había sido inventado por mujeres, usado por mujeres y guardado en secreto por las mujeres en China en este muy pequeño y remoto condado durante miles de años. Y pensé ¿cómo puede existir esto y yo no lo sabía?”

“Así que me obsesioné y traté de encontrar todo lo que pudiera en internet y no había mucho. Intenté encontrar todo lo que pudiera en la Biblioteca, por medio de una investigación, y era casi nada. Entonces llegó un día en el que le dije a mi esposo: “sólo hay una cosa que puedo hacer; tengo que ir allá y ver qué puedo averiguar”. Así que viajé a Hunan”.

el abanico de seda

Ese viaje cambiaría la vida de Lisa See para siempre: no sólo le ayudó a documentarse para escribir uno de sus más grandes best sellers, sino también para reconocerse en aquellas mujeres, sus antepasadas, con sus penas y sus secretos muy bien guardados.

“Y llegué a conocer en esa época a la escritora de nu shu más vieja viva Yan Huany; tenía 97 años y murió tres meses después. Así que me sentí muy afortunada por haberla conocido. Era muy pequeña, encogida por la edad, había perdido la mayor parte de su cabello, su piel estaba muy delgada, pero me contó sobre la época anterior a que que su pies fueran vendados, cómo fueron vendados, qué se sentía estar en lo que se llamaba una hermandad jurada”.
Situada en el siglo XIX, El abanico de seda cuenta la historia de la amistad entre Lirio Blanco y Flor de Nieve, dos niñas aparentemente muy distintas (provienen de clases sociales opuestas), pero que sin embargo comparten características que hacen que las designen laotongs, o almas gemelas: nacieron el mismo día, a la misma hora.

A pesar de los terribles vendajes en los pies, de casarse cada quien por su lado, su amistad parece a prueba de todo… hasta que una mala interpretación del nu shu les juega una mala pasada.

En el siguiente video puedes ver a Yan Huany, la última escritora de nu shu, contando la historia de esta escritura femenina.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s