Retrofilia. 50 años de política, alucine y rock, de José Luis Guzmán “Miyagi”


Retrofilia. 50 años de política, alucine y rock, de José Luis Guzmán “Miyagi”

Por Laura Olmos

Todos esos años que escuché su voz carrasposa en la radio y reí con su mordaz sentido del humor informativo se incrustaron en mi memoria. No me resultó fácil separar al locutor del escritor; a diferencia de otros libros, éste ya tenía voz y timbre. Las primeras páginas invitan a escudriñar entre sus recuerdos. Las semillas germinan en el historicismo de José Agustín y Enrique Krauze, con un ingrediente más: su propia desnudez; su mejor aporte. “No soy historiador”, aclara; “soy un corredor en la competencia de relevos. Me toca contar mi historia. Todos deberíamos hacerlo para no perder las pistas del pasado que le da sentido a nuestra propia existencia”. Él sabe que no está solo; su historia es la historia de muchos. Solidario acompaña a toda una generación.

Foto Miyagi Libreta Irma
José Luis Guzmán “Miyagi”. Foto: Luis Enrique Torres

Cinco décadas de vida transitan por la pluma de un hombre que dejó de ser para mí un ente ilusorio y se convirtió en uno tangible: con mirada aguda, barba canosa y tenis Converse. Ciudadano de a pie que acude a nuestro encuentro y se retira en taxi. Esto no sería extraño si no fuera porque olió, palpó y se codeó con el poder; uno muy azul. Desde mi perspectiva eso le da cierta autoridad para traer a la mesa temas políticos. Algo debe de saber.

Como chapulín en el anafre salta de un lado a otro para hablar de política, historia, cultura, sociedad, tecnología, filosofía, corrientes literarias, cine, música y más en todas las etapas de vida que lo marcaron. No confunde ni aturde porque nada nos es ajeno. Coloca preguntas que todos nos hemos hecho y respuestas que sólo se explican a través de una narrativa coherente, contextualizada, un trabajo de investigación y a lo mejor hasta un tequila de por medio. Cuando habla de la crisis económica de 1982 hace cavilaciones tan hilarantes como rapaces: “¿Qué pasó? ¿Era inevitable? ¿Fue un castigo de Dios por haber permitido el paso de un criollo despilfarrador y loco en la presidencia (en referencia a José López Portillo)? ¿Fue un ataque de la Divina Providencia por habernos tocado como locos viendo películas de ficheras? ¿Qué hicimos mal?”. No tiene todas las respuestas, pero sí datos duros y el teléfono de quien lo sabe. Las reflexiones que el lector puede inferir a manera de conclusión sobre la vida política de nuestro país son a veces angustiantes: censura, manipulación y argucia, por poner algunos ejemplos. La sugerencia es no sacar el garrote en el campo de batalla; aún queda algo de fe en las instituciones.

Nada de lo que fuimos, somos y seremos se puede desasociar de nuestro contexto y en este sentido la música también juega un papel importante. “Desde Kennedy hasta los Rolling Stones; desde los Beatles hasta Luis Donaldo Colosio; desde el Rock around the Clock hasta lo último del rock, todo está en la cultura popular y es conveniente saberlo manejar porque si no, nos pasa como muchos chavos que fueron a ver por primera vez a ver los Rolling Stones –ahora que estuvo en México– y quedaron sorprendidos. ¡Ésta si es una banda y no como las de ahora! Pero claro, ellos tienen 54 años tocando. Mi objetivo es recordar e identificar lo que está pasando. El libro es una guía de recuerdos, música, cine, pero también de cultura popular, de todo lo que somos, lo que fuimos sin olvidar que el mejor momento para vivir es hoy. No estoy diciendo que el pasado fue mejor, pero hay que entenderlo para comprender el presente, afirma el escritor.

No faltará quien diga que es una mirada subjetiva; sí, pero al fin una mirada. Por ello valdría la pena echarle un ojo, hay una leve posibilidad de voltear la vista hacia uno mismo y encontrarse en algunas de sus páginas.

Laura Olmos estudió Comunicación Social en la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco. Es editora de la revista Ser Mayor y colaboradora de Crónicas de Asfalto. Ha publicado entrevistas, reportajes y crónicas. Ha sido coeditora gráfica en Reforma y México Hoy, y directora de arte en Gula y Catadores. En ocasiones despierta de mal humor y se le quita cuando su perra emite mugidos, con un calcetín en el hocico, mueve la cola y festeja verla vida un día más. Parafraseando a Miyagi: “Todos tenemos un playlist de vida, aunque el vinil de 33 revoluciones incluya un lado oscuro”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s