Por Celia Gómez Ramos

Solo la rabia, logra que mucha gente actúe.

Agarré valor, cuando una jovencita del Instituto Nacional Electoral llegó al edificio para visitar y avisar a aquellos a los que tocaría atender las casillas en la siguiente elección.

Una de las vecinas (abogada, dijo alguna vez que era) del piso arriba al mío, y que no pagan las cuentas, argumentó cuando la joven tocó su puerta, que la acusaría por allanamiento.

La muchacha se asustó, y como yo la dejé pasar, vino a contarme de inmediato lo que le había dicho esta insufrible mujer, que ni siquiera había osado abrir su puerta. Más tardo en platicarles esto, cuando la vecina ya había llegado a mi entrada con cara de mandamás, en actitud retadora e inquisitiva: -Es allanamiento. ¿Tú le abriste la puerta?

Pedí a la chica que no se preocupara, que todo estaba bien. Después, miré a la vecina de arriba abajo y me salió del alma: -Pobrecita, es tal tu infelicidad, que lo mejor que haces es ser como el puerco… -me peló los ojos enormes: -espín, agregué, cuando ya se me abalanzaba, además de su sarta de improperios: -para que nadie se te acerque, seguí.

-¡Cucaracha!, le espeté defendiéndome y golpeando.

No me gusta maltratar con las palabras, menos irme a trancazos, pero aquí no había opción. Sabía que lo que vendría después podría ser un desastre y lo fue. Golpeé con la rabia que genera la constante prepotencia y arbitrariedad de alguien, hasta que uno opta por defenderse. Si frente a cuestiones necesarias no existía la autoridad, frente a esto, era más que inoperante. Inexistente.

Ambas quedamos molidas. A pesar de todo, me sentí fuerte. La sorpresa acaba sorprendiéndolo a uno mismo.

Celia
Celia Gómez Ramos
Celia Gómez Ramos es periodista y escritora mexicana. Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la UNAM, con estudios en la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, la Escuela Dinámica de Escritores y en 17, Instituto de Estudios Críticos. Sin Dios y sin diablo es su segunda novela editada por Plaza y Janés. Las amorosas más bravas, es su primer trabajo periodístico de largo aliento imagen-texto con la fotógrafa Bénédicte Desrus. Ha publicado cuento, entrevistas, reportajes y crónicas en diversas revistas nacionales e internacionales. A partir de 2009 escribe la columna semanal “Mujeres en busca de Sexo” en El Sol de México y diarios de la Organización Editorial Mexicana. Es una buscadora de historias, y adora pulsar la ciudad y a su gente. Nunca usa pseudónimos “porque es tan difícil ser uno, que para qué tratar de ser dos”.
Anuncios