La pobreza, violencia de Estado: Salvador Frausto


Es una noche calurosa en el MIDE (Museo Interactivo de Economía), en el centro de la Ciudad de México. En contraste con la iluminación en tonos verdes, la ropa y los rostros de la mayoría de los asistentes, en unas mamparas colocadas detrás de un tapanco acondicionado como foro para esta presentación, la imagen de Angelina Méndez, de San Simón Zahuatlán (el municipio con mayor pobreza extrema de Oaxaca) resalta por su estatura pequeña, por su complexión muy delgada, y por su mirada triste, hacia abajo.

Silber y Zo
Silber Meza y Zorayda Gallegos. Foto: Irma Gallo

Zorayda Gallegos (reportera de El País) y Silber Meza (reportero free-lance) eligieron contar la historia de Angelina en el libro Los doce mexicanos más pobres. El lado B de la lista de millonarios (Planeta-Oxfam México, 2016) porque esta mujer de 47 años de edad gana 5 pesos por tres horas de trabajo que dedica a coser un sombrero de palma. “Ella alcanza a coser entre dos y tres sombreros al día, es decir, entre 6 y 9 horas de trabajo, para ganar entre 10 y 15 pesos, mucho menos de lo que equivale actualmente un dólar”, dice Silber en la presentación de la historia que él y Zorayda decidieron contar. Pero eso no es todo: Angelina se alimenta de hierbas del monte, y siempre tiene a la mano agua hervida. Cuando Silber y Zorayda le preguntaron porqué, ella respondió que porque le ayuda a quitarse el dolor de estómago que le provoca el hambre. Angelina y sus hijos han pasado hasta dos días sin comer.

“Añadiría que el tema de la pobreza vista como violencia del Estado también nos implica a nosotros como sociedad porque el no quererla ver, y permanecer callados y sin generar ningún tipo de acción es también una violencia de la sociedad hacia los más pobres”, explica Salvador Frausto, coordinador del proyecto que llevó a 14 reporteros, 12 fotógrafos y dos editores adjuntos a explorar ese lado que los gobiernos y los grandes capitales se han empeñado en mantener oculto.

La tarde se está volviendo oscura. Pasan de las siete, pero el calor no da tregua. Diego Osorno, quien apenas el día anterior presentó su biografía de Carlos Slim, el hombre más rico de México, y quien ha ocupado el título del más rico del mundo en varias ocasiones, relata que cuando estaba escribiendo el libro, acudió a un evento en el que lo fotografiaron accidentalmente junto al famoso millonario y a una edecán. Al día siguiente, en las fotos de los diarios, habían “borrado” al periodista con Photoshop. “El problema de la desigualdad también es la riqueza extrema”, advierte Osorno.

Frausto por detrás
Salvador Frausto. Foto: Irma Gallo

Pero se engaña quien crea que éste es un libro para despertar la lástima de los lectores. “Nos propusimos, de entrada, los periodistas que hicimos esto dijimos: no vamos a pobretear a los pobres; no vamos a contar historias con el propósito de hacernos llorar, ni mucho menos. Vamos a comprender el fenómeno, y nos presentamos un método que compartimos, que discutimos entre todos para generar una comprensión sobre los personajes, tratarlos con la misma dignidad que se hace un perfil de un político o de un empresario. Con todas sus luces y sombras y todos sus contrastes”, aclara Salvador Frausto, y luego añade que, por ejemplo, Angelina “saca fuerza y dignidad de la necesidad de que no tiene de otra”.

Es el turno de Témoris Grecko, autor de varios reportajes sobre Libia y codirector del documental Mirar Morir: el ejército en la noche de Iguala, para hablar de la historia que eligió reportear: la de Esperanza Bolaños de San Miguel Eloxochitlán, Puebla, el municipio con mayor índice de marginación en ese estado: 94% de sus habitantes sobrevive bajo la línea de pobreza y dos terceras partes en pobreza extrema. La crónica de Grecko se llama “Gracias, California”, porque los hijos de Esperanza, todos, han sido migrantes. En su comunidad el destino de los jóvenes está sellado así: si no es la migración, las opciones que quedan son volverse maestro, o bien unirse al crimen organizado o al ejército. Así es como, dice el reportero, hay madres que tienen a un hijo normalista y a otro hijo en el ejército, peleando uno contra el otro.

IMG_7161
Fotos: Irma Gallo

“¿Cómo podemos visibilizar la desigualdad?”, se pregunta y pregunta Frausto ante un patio central del MIDE lleno a reventar. “El dato central que preocupa es que México es uno de los 25 países más desiguales del planeta. Tenemos a ricos inmensamente ricos, que aparecen año con año en el top de la lista de Forbes, y que, nos hemos enterado recientemente aunque no con datos específicos pero lo sabemos desde hace mucho, que hacen todo por esconder su dinero en paraísos fiscales. Y del otro lado, ¿qué es lo qué pasa? eso no lo conocemos, hasta ahora, de una manera más tangible”.

Tahdziú,Yucatán
Claudia Catzin. Foto: Héctor Osnaya

Casi son las ocho cuando Ricardo Fuentes-Nieva, Director Ejecutivo de Oxfam México anuncia a la última reportera elegida para contar su historia esta noche: Karla Casillas Bermúdez, editora de Vice News México, quien eligió a Claudia Catzín Ake, de Tahdziú, Yucatán, que “Apenas en 2013 era considerado el municipio más pobre de América Latina”, según escribe la propia Karla. Ahí, la mujer maya ha tenido a sus ocho hijos de pie o en una de sus hamacas.

“Pasamos al lado de la pobreza y no la vemos”, dice la ex corresponsal de El Financiero en España, cuando responde a la pregunta que le hace Fuentes-Nieva, ¿qué aprendió sobre la pobreza después de haber hecho este trabajo?

Karla
Karla Casillas Bermúdez. Foto: Irma Gallo

La de Karla es la última presentación de la noche, pero el libro también incluye las historias que reportearon Alejandra Sánchez Inzunza y José Luis Pardo, Eileen Truax, María Luisa López, Óscar Balderas, Valentina Pérez Botero, Laura Castellanos, Concepción Peralta Silverio, Sandra Romandía y el mismo coordinador, Salvador Frausto, con la edición de Andrés Tapia y Mael Vallejo.

Al final, el informe de la Oxfam “Una economía al servicio del 1%” que la organización incluye en el kit de prensa, arroja algunos datos de porqué es indispensable visibilizar la desigualdad:

  • La riqueza en manos de las 62 personas más ricas del mundo se ha incrementado en un 44% en apenas cinco años, algo más de medio billón de dólares (542.000 millones) desde 2010,hasta alcanzar 1,76 billones de dólares.

  • Mientras tanto, la riqueza en manos de la mitad más pobre de la población se redujo en más de un billón de dólares en el mismo periodo, un desplome del 41%. • Desde el inicio del presente siglo, la mitad más pobre de la población mundial sólo ha recibido el 1% del incremento total de la riqueza mundial, mientras que el 50% de esa “nueva riqueza” ha ido a parar a los bolsillos del 1% más rico.

  • Los ingresos medios anuales del 10% más pobre de la población mundial, en quienes se concentran pobreza, hambre y exclusión, han aumentado menos de tres dólares al año en casi un cuarto de siglo. Sus ingresos diarios han aumentado menos de un centavo al año.

Si quieres ver los videos de este proyecto entra a la página de Cuadernos Doble Raya

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s