Bitácora de una lectora: Maestros y libros


Por Magdalena Carreño

Raquel era su nombre, honestamente el apellido no lo recuerdo y tampoco tengo claro cómo eran cuerpo o su cara, mucho menos su voz. Lo mismo me pasa con Marina. Son nombres y mujeres que me significan algo más.

De ellas recuerdo muy bien cada una de las lecturas que me brindaron, la primera en el último año de preparatoria y la segunda al final de secundaria. Hay maestras y maestros que nos guían sin tratar de imponerse y al final, irónicamente terminan influyendo en gustos de vida.

En la clase de Español con Marina repasé poesías una y otra vez, ese año tenía una cierta obsesión con Sor Juana Inés de la Cruz. También, a los 14 años, descubrí que algunos clásicos eran mucho más divertidos de lo que sonaban, así fue que el Cantar del Mío Cid se convirtió en uno de mis libros de aventuras favoritos después de La afrenta de Corpes. A partir de este, la historias de caballeros, en particular las del Rey Arturo, son parte de mi biblioteca.

Cuando tenía 17 años tuve una maestra de Literatura Mexicana que nos repetía constantemente:

–Sujeto, verbo, predicado.

Este era el mantra de cada clase mientras estudiábamos autores que por mi cuenta ya había conocido, es el caso de Gabriel García Márquez y Juan Rulfo. A la larga adopté ese mismo mantra para pulir, en lo posible, la redacción mis textos. La contraparte de esta materia era Literatura Universal, justo con Raquel.

Miento, recuerdo que era más joven que el resto de nuestros maestros, recuerdo que no nos aburríamos en su aula pero sobre todo, recuerdo a Jean-Paul Sartre, Franz Kakfa, Yukio Mishima, Georges Orwell… el panorama que tenía frente a mí no había sido desvelado por nadie antes. La naturaleza de los libros y los autores me llevó a otros más pero esas puertas que abrió Raquel a mis 17 años ya no podrían ser cerradas.

¿A quiénes recuerdan ustedes? ¿Quién les enseñó a leer? ¿Se acuerdan de los libros de Lecturas de texto gratuito? La escuela marca una parte de nuestra visión del mundo durante los primeros años, experiencias buenas y malas, en la mayoría de los casos, con respecto a los libros hacen o destruyen futuros lectores.

Elia
Magdalena Carreño
Magdalena Carreño. Periodista, lectora compulsiva, apasionada de la música y las artes plásticas. Creo que la literatura es el mejor escape de la realidad y a la vez, la mejor forma de acercarse a ella. @nuitaile
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s