Me lo contó Paola: Pétronille, o el placer de beber en ácida y buena compañía


Por Paola Tinoco

Tres horas y diez minutos tardé en leerlo. Medio día sin dejar de sonreír a solas por las aventuras de dos escritoras, una consagrada, otra en ciernes, unidas por la burbuja de la champaña y el placer por la creación literaria. Me recuerda a unas amigas que tengo, ¿les suena? Ya saben quiénes son.

Lo cierto es que resulta complicado encontrar al compañero de borracheras y literatura que todo buen beodo letrado ansía. Amélie habla de su afición por la champaña y yo inundo mis lecturas con mezcal, aunque el precio de semejante bebida espirituosa ya sobrepasa el costo de una Moet Chandon y la puedo equiparar. Esta novela narra uno más de los pasajes autobiográficos de la escritora belga, sin que eso signifique aburrimiento. Todo lo contrario, la vida de Amélie da todavía para muchas novelas. En la que aquí comento, Nothomb cuenta la forma en que conoció a Pétronille Fanto, en una librería donde firmaba ejemplares de uno de sus libros. Pétronille es una locaza de veintidós años que parece más joven y menos mujer, especialista en Christopher Marlow con aspecto un tanto barriobajero. Con el tiempo se convertirá en una escritora prolífica y, quizá, en un alter ego más atrevido de la propia Nothomb. La amistad etílica entre estas dos mujeres se transforma en duelo dialéctico, diversión, compañía pero también en un riesgo, ya que su placer por la bebida y la reflexión literaria las lleva a ponerse en situaciones límite.

Una ficción divertida en la que no faltan los temas predilectos de la Nothomb, el protagonismo del cuerpo, la meditación sobre la escritura y la sátira sobre el mundo editorial que siempre la acompaña. Amélie nos embriaga y nos recuerda varias cosas que el borracho profesional debe saber y practicar (o no): Consumir alcohol en ayunas y entender que la embriaguez no se improvisa, pues es competencia del arte (…). Que beber intentando evitar emborracharse resulta tan deshonroso

“… como escuchar música sacra protegiéndose contra el sentimiento de lo sublime…”.

Que la champaña produce un estado de ebriedad único e incomparable. Tal como sucede, digo yo, con las buenas novelas, las de buena cosecha, abundantes en humor negro, en ironía y estilo: nos hacen olvidar el entorno, nos enfrascamos en ellas y no salimos de ahí hasta que es estrictamente necesario. Incluso traen resaca, porque una vez que hemos bebido la última página, ya echamos de menos a estas dos locas de atar, unidas por la diversión etílica y la literatura cáustica. Salud.

Paola
Paola Tinoco
Paola Tinoco es escritora y promotora cultural. Sus cuentos y crónicas han sido publicados en Playboy, Marvin, Esquire, Soho, Laberinto Milenio y diversas antologías en México, España y América Latina. Actualmente es directora de comunicación de Colofón SA de CV y vocera de Anagrama, Siruela, Acantilado, Galaxia Gutenberg y Páginas de espuma. Recientemente se publicaron sus libros Más de lo que te imaginas (compilado para Cal y arena), Mexicanos en una nuez (compilado para Posdata) y Oficios ejemplares (Páginas de espuma). Su programa de radio GULA se transmite por Radio Ibero 90.9.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s