Latido (de lecturas y lectores): El gran pretender is back


Por Myriam Vidriales

A míster Solares

Hace 16 años Tijuana ya era la frontera más transitada del mundo, una ciudad espejismo, trashumante. Manu Chao le había cantado y la había comparado con Gibraltar. Pero pocos en México  volteaban a verla. Muchos menos la escuchaban. El spanglish de sus calles, el rumor de sus bares, su identidad huidiza y su hablar rudo, ese paisaje que hoy se da por descontado, apenas se contaba. Fue  antes del narco y de que la violencia se regara para todas partes. México era una territorio literario en el que una nueva generación de escritores aprendía  a contarlo más allá de sus mayores, cuando Tusquets Editores publicó Estrella de la calle sexta, firmado por Luis Humberto Crosthwaite.

En esas páginas los lectores descubrieron a un francotirador de la lengua. Ese hombre parapetado detrás de la barra del bar, cruzando por las calles del barrio y armado solo de letras, inventó un lenguaje mestizo, un estruendo de voces e identidades que hoy, a 20 años de distancia, no pueden más que llamarse América Latina, pero que entonces nadie sabía como calificar.

Hoy, gracias a las labores de Martín Solares y enmarcada en la colección de libros que celebran los 20 primeros años de Tusquets en México, Estrella de la calle Sexta vuelve a rutilar en los anaqueles de las librerías. Una nueva generación de lectores podrá confesarse con  Laurita, mesera de la calle Sexta, conocerá al Saico, cholo que escucha a los Platters, a la China – “su esposa su waifa su jaina su esquina” – , a los batos del Barrio. Mirará los antros con  Ken, a quien lo llevaron a TJ porque cumplió 18.  Envidiosos hay que estar de esos ojos nuevos que, sobre todo, descubrirán el lenguaje, personaje principal y exquisito de estos relatos, construido por Crosthwaite con  delicadeza de  filigrana, palabras que no ha envejecido ni un año – ni mucho menos 16 – que flotan sobre la página y la hacen estallar en “faquin”pedazos, beibi… ¿Du you fil laik ay du?”.

Crosthwaite-pregunta-narcos-matan-periodistas_TINIMA20110726_0831_3
Luis Humberto Crosthwaite. Foto: teinteresa.es
Esta nueva edición se enjoya con un prólogo de Juan Villoro, quien bautizó al autor como el “mitógrafo” de Tijuana. “Leer a Crosthwaite es un acto migratorio, un traslado sin visa ni pasaporte entre el fuego cruzado de sus idiomas. Miembro de la Real Academia del Spanglish, recrea el edén donde el país comienza y los hombres inventan la lengua con fervor adánico”. Qué rico y que privilegio: instalarse en esa  calle, mirar pasar las beibis y dejarse apantallar. “Tijuaz-baja-califaz. Akí mero. Barrio 17. Y ke”.

 

Estrella de la calle Sexta

Tusquets Editores. Col. Tusquets México 20 años.

158 pp

239.00

A la venta a partir del 19 de junio.

Myriam
Myriam Vidriales
MYRIAM VIDRIALES HA SIDO COORDINADORA GENERAL DE PRENSA Y DIFUSIÓN DE LA FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE GUADALAJARA, EDITORA DE ARTE Y GENTE DEL DIARIO PÚBLICO DE GUADALAJARA, REPORTERA DE SIGLO XXI Y REPORTERA INVITADA DEL CHICAGO TRIBUNE. ACTUALMENTE ES DIRECTORA DE COMUNICACIÓN Y MARKETING DE GRUPO PLANETA PARA MÉXICO, ESTADOS UNIDOS Y CENTROAMÉRICA.
@LAVIDRIALES MVIDRIALES@GMAIL.COM
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s