La palabra de Gabriela: Entrevista imaginaria a Philip Glass


Por Gabriela Pérez

La música clásica en el siglo XX ha tomado un camino peligroso, el del intelectualismo exasperado, que se ha desplazado cada vez más lejos del público en general. Entre los pocos compositores contemporáneos que saben cómo combinar la inteligencia con excelente legibilidad está Philip Glass, que antes de dedicarse a la música obtuvo un grado en matemáticas y filosofía con sólo diecinueve años, en la prestigiosa Universidad de Chicago.

Glass ha llamado la atención en 1974 con “Music in Twelve Parts” una inmensa obra catalogada por muchos como minimalista. Pero algunos creemos que ha logrado un éxito particular con dos trilogías: la música para películas de Godfrey Reggio (Koyaanisqatsi, Powaqqatsi y Naqoyqatsi), y el ciclo en donde toca a hombres que han cambiado el mundo de la ciencia (Einstein on the Beach), la política (Satyagraha de Gandhi) y de la religión (Akhnaten).

akhnaten

Hoy en día, Philip Glass es uno de los más populares músicos en el mundo, y en su música se puede encontrar en diversas circunstancias: la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, bandas sonoras de películas que van desde Kundun a El show de Truman, y por supuesto, en giras por el mundo. En esas circunstancias, Glass ha dado diferentes entrevistas, y con un proceso alquímico estilo Shelley, ha nacido esta:

maxresdefault-1
Fotograma de El show de Truman

Quisiera empezar desde donde empezó, es decir, por la ciencia.

Ya desde niño estaba interesado no sólo en la música, en la astronomía por ejemplo, me ha gustado construir telescopios. En los primeros años de la universidad estudié mucha ciencia y matemáticas, pero estaba rodeado de gente demasiado brillante y me di cuenta de que en ese campo no sería capaz de emerger. Y entonces se fortaleció mi verdadero interés, la música, que poco a poco me ha involucrado completamente.

¿Y hoy ha perdido el interés por la ciencia?

¡Oh, no! He leído tanto Scientific American como los libros populares, como los de Steven Hawking sobre agujeros negros o los de Brian Greene sobre la Teoría de Cuerdas.

¿Nunca usó las matemáticas que estudió en la música que escribió?

Es difícil decir. Aunque las matemáticas y la música son lenguajes abstractos autónomos, se intersecan parcialmente en el campo de las estructuras rítmicas. Sobre todo, en la música tradicional India. Como joven, pasé mucho tiempo en el sur de la India, para estudiar con Ravi Shankar, y es allí donde realmente empecé a entender las relaciones entre las matemáticas y la música. En la música occidental no son tan pronunciadas.

ravi-shankar
Ravi Shankar

Sin embargo, Pierre Boulez, que también estudió matemáticas, las ha utilizado en su trabajo.

Es una especie de muy diferentes cálculos. La dificultad que encuentro en ese tipo de música es que tiene un impacto conceptual, pero no auditivo. Cálculos rítmicos en los que basó la música de la India y que pueden ser percibidos por todo el público, y se convierten en una experiencia física: en ese caso la tamaño mental, sensorial y emocional forma un todo. Cuando en lugar de la música se vuelve demasiado conceptual, pierdo el interés. Y, por eso, cuando me dediqué a la música, dejé a un lado los fundamentos conceptuales de las matemáticas.

pierre-boulez
Pierre Boulez

¿Se define entonces como un músico, no matemático, pero, al menos ‘lógico’?

La lógica era, precisamente, la parte de las matemáticas que me interesaban. La gente piensa que es algo abstracto, pero en realidad no es más que la forma en que conceptualizamos todo. Y, ciertamente, mi música es una lógica, en el sentido en el que confía en la proporción y en el equilibrio bien definido de estructuras racionales.

Matemáticas aparte, la ciencia de hecho aparece por ejemplo, en dos de los títulos de sus obras: Einstein on the BeachGalileo.

En Einstein on the Beach, el libretista se refiere a la imagen popular de la ciencia: por lo que nos centramos más en el impacto que Einstein ha tenido en el mundo, que en sus ideas. En Galileo, en cambio, directamente puse música a algunos de sus “Diálogos”. Y también he añadido algunos experimentos que hice cuando estaba en la escuela.

eotb_6p
Fotografía de Einstein on the beach

¿Cuáles, precisamente?

Eso del plano inclinado, por ejemplo. La gente piensa que la ciencia es seca y abstracta, pero cuando se ve a un ballet de científicos jugando en los planos inclinados, se percibe un poco de la diversión que uno siempre tiene al hacer experimentos. Y luego, por supuesto, está el péndulo.

Que al final es un metrónomo.

Bueno, es cierto. Entre otras cosas, en una escena Galileo explica a su hija el isocronismo del péndulo midiendo el tiempo con el ritmo del pulso. Y hablando de tiempo, en la vida de Galileo es el hijo de la vejez, que es el inverso de la infancia. Finalmente, el niño asiste la representación de una obra de su padre, que era músico, y el trabajo se divide.

Dado que ha mencionado el libro de Greene, después a Galileo y a Einstein, ¿trabajarán en algo sobre las cuerdas?

Lo que es más interesante de la teoría de cuerdas para mí es la existencia de una multitud de dimensiones adicionales “enrolladas” en sí mismos. ¡Esto sí que es una posibilidad! Además, si se traslada una idea científica en el teatro hay que encontrar cosas que funcionan escénicamente. O podría ir en detrimento a lo largo del tiempo, y explorar la ciencia griega y la figura de Arquímedes.

Y tal vez usar la música pitagórica.

Tal vez. Alguien lo ha intentado. Pero cuando se quiere hacer un trabajo científico se debe tratar de traducir realmente las ideas en la música, y no sólo hacer ejercicios. Es el mismo problema sobre el que estábamos hablando antes, acerca de Boulez: cuando las cosas se ponen demasiado abstractas, pierden habilidad para tocar y mover las emociones.

¡Incluso en las matemáticas hay emociones!

Eso es muy cierto, pero en general la gente no lo sabe y no entiende de ellas. Y esto es lo que debemos ser capaces de transmitir a través de la música y el teatro, donde las emociones son de casa. No es fácil encontrar el camino, pero es lo que he intentado hacer con mi experimento de Galileo en ballet.

A propósito de pequeñas dimensiones “enrolladas”, sobre dimensiones de mayor tamaño, ¿se podría decir que el minimalismo es sólo una forma de representarlas musicalmente?

Esto es interesante. Deberé pensarlo. Yo creo que yo no he llegado a eso así.

¿Y cómo, entonces?

A través de la teoría musical. En la década de los años 60.  Nosotros, los jóvenes estudiábamos música conceptual de gente como Boulez, y la veíamos como un callejón sin salida: algo mejor que eso no se podía hacer, y no queríamos convertirnos en un Boulez de segunda clase. Miré a mi alrededor, y en 1964 me encontré con Ravi Shankar; aprendí de él la forma de pensar la música sobre la base de estructuras rítmicas, en lugar de tonales. Y por eso fue que llegué a lo que se llama minimalismo.

¿Usted cómo lo llamaría?

Música. La música del proceso, aquella en la que forma y contenido coinciden: Las estructuras rítmicas se convierten en el contenido. Si se desea, también se puede llamar música estructuralista. Sin embargo, estos términos nunca han echado raíces: era el momento del minimalismo en las artes visuales, y por lo tanto, los críticos y los periodistas también nos han encasillado en esta etiqueta, entonces es la que nos queda.

El compositor se percibe a bordo de una época de cambios “fascinantes”, de lo cuales se siente parcialmente responsable. “Cuando yo era joven, ningún compositor era, a su vez, intérprete. Se estudiaba música para ser profesor. Hoy los estudiantes ya no están tan interesados en el mundo académico, y piensan en sí mismos como arreglistas, intérpretes…, lo cual me parece grandioso. Tengo el mayor respeto por los profesores, no quiero ver los conservatorios vacíos, pero no todos tienen ese don y es interesante que hoy la gente joven pueda tomar sus propias decisiones”.

Termina aquí la imaginaria entrevista, con el músico, el creador que, sí es obsesivo, lo es en cada una de las notas musicales que compone.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s