Tengo una tendencia innata hacia las cosas sórdidas: Liliana Blum


Video y texto: Irma Gallo

Desde El coleccionista de John Fowles, hasta El niño debajo de la mesa, de Nicole Trope, pasando por supuesto por la Lolita de Vladimir Nabokov, El monstruo pentápodo (Tusquets, 2017) de Liliana Blum se alimenta de la literatura sobre pedofilia y secuestros. Pero quizá uno de los mayores hallazgos de esta novela es que, durante una buena parte de la historia, no se sabe quién es el monstruo: Raymundo, un ingeniero civil perfectamente adaptado a la comunidad, pero que rapta a una niña para satisfacer sus deseos prohibidos, o Aimeé, una enana que, por amor a él, se vuelve cómplice del secuestro.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s