Para releer a Elliot


Texto y fotos: Irma Gallo

En su colección Visión, El Tucán de Virginia en colaboración con Elementia presenta el poema The Waste Land de T. S. Elliot, en una traducción de 1930, de Enrique Munguía Jr., y otra de 2017, de Gabriel Bernal Granados, además de un ensayo introductorio de Víctor Manuel Mendiola y los grabados de Emiliano Gironella Parra en fibrocemento.

La tierra baldía, The Waste Land es un poema que yo creo que no nada más ha marcado a una generación de escritores, yo creo que también a una generación de creadores plásticos” dice Gironella.

Tiene una imagen muy precisa, que es: “aquel cadáver que plantaste el verano pasado ya empezará a retoñar”, y eso con la guerra del narco, ahí me enchufé con el poema. Dije: “ese cadáver qué enterraste, ¿retoñará?” Entonces, empecé con eso, y empecé a hacer una serie de dibujos y leerlo, y releerlo”.

“Con Víctor hicimos click; yo estaba trabajando toda una serie de grabados en fibrocemento con un robot. Le enseñé la serie y empezamos a hacer un libro juntos”, concluye el artista visual.

Además de las primeras críticas de Virginia Woolf y Conrad Aiken, el volumen incluye ensayos de Guillermo Fadanelli, Armando González Torres y Edward Hirsch. La introducción de Víctor Manuel Mendiola, editor del libro, se centra en la lectura del poema de Elliot desde la perspectiva del amor sexual, no del amor lírico ni romántico. “Encuentros sexuales rápidos, fugaces”, de parejas junto al Támesis. Así los define Mendiola, y por ello el título de su ensayo comienza con “Hurry up, hurry up”.

Dice Víctor Manuel Mendiola:

“La tierra baldía está en un sentido directo, el sentido desgastado de la vida del hombre moderno pero al mismo tiempo hay una metafísica de la situación del hombre en el mundo contemporáneo”.

“En La tierra baldía hay una visión de la sexualidad moderna, y que el texto, sin el drama de la pareja, sin el drama del amor moderno, no podría ser posible”, explica el escritor y editor. “O sea, si a La tierra Baldía le quitamos lo que es realmente el fondo dramático del texto, quedarían simplemente las alusiones literarias, la erudición, la mitología”.

“Pero esa referencia fragmentaria al amor, y en particular al amor moderno, aunque también lleno de referencias al amor mitológico, sin esa referencia, no tendría sentido el poema, el poema sería otra cosa totalmente distinta”.

Concluye Mendiola, quien también explica que, aunque todavía no tienen fecha próxima para la presentación, ya están planeando hacer un material audiovisual que acompañe esta edición, ya de por sí, de lujo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s