La palabra de Gabriela: Matrimonio entre dos artes


Por Gabriela Pérez
El matrimonio entre el cine y la ciencia es de larga duración. Se remonta incluso a la prehistoria del séptimo arte, a los experimentos fotográficos de P.J. Janssen, É.-J. Marey, E.J. Muybridge y la técnica pionera de la cronofotografía, una especie de ancestro del cine de animación que permitió descomponer las fases de un movimiento tomando imágenes sucesivas del mismo sujeto a intervalos regulares. Así, es posible argumentar que el invento de los hermanos Lumière y el nacimiento oficial del cine el 28 de diciembre de 1895 no fue del todo extraño a su propia necesidad científica para reproducir el movimiento y el paso del tiempo.
cronofotografía MAREY
Ciencia en cinemascope. Desde sus inicios, el cine se ha mostrado interesado en el mundo de la ciencia. Entre los temas científicos favoritos está la exploración espacial. Ver la influencia de la ciencia en el cine de Ciencia Ficción es muy fácil; por ejemplo, Sueños de un astrónomo (1898, 3 minutos) del francés Georges Méliès, que desarrollará el tema en los siguientes cortometrajes inspirados en Julio Verne, El viaje a la luna (1902), con el famoso cohete que golpea a la luna en el ojo, y El viaje a través de lo imposible (1904), donde un grupo de astrónomos y bizarros científicos parten hacia el Sol.
 
Influenciado por Méliès, pero sin poder equipararse en la magia, están las películas del pionero español Segundo de Chomón, Excursión a la Luna y Viaje al planeta Júpiter, ambas de 1909. Además de los viajes espaciales, la exhibición cinematográfica temprana es cuidadosa con el progreso tecnológico, la industria automotriz en crecimiento, los vuelos en globo, las exploraciones geográficas.
En pocos años el imparable Méliès se da cuenta de documentales Los rayos X (1898), Erupción vulcánica a la Martinica (1902), Le tunnel sous la Mancha (1907), La conquista del Polo (1912). También aparecerá la primera película ingeniero eléctrico y el primer director de la cinematografía Inglés Robert W. Paul (1869-1943), El viaje del Ártico (1903) y El automovilista (1905). En pocos años, el cine llegará a difundir las teorías físicas más modernas y abstractas con la animación de la película muda La teoría de la relatividad de Einstein (1923) de Max y Dave Fleischer.
En estos primeros días del cine de ciencia, también la película italiana reclama su espacio con Roberto Omegna (1876-1948), nacido en Turín, pionero del género, con documentales sobre la industria y las carreras de coches, la película corta La neuropatología sobre el comportamiento de una mujer que sufre de histeria o el corto Galileo Galilei (1909).
figure1
Still de la película La neuropatología, de Roberto Omegna
Con la llegada del sonido y el color, las películas científicas se multiplican. En algunas, la referencia a los idiomas científicos y la investigación es casi incidental, en otras es esencial. Va desde la ciencia ficción hasta el documental. Hay películas cuyo centro es la figura del médico, la enfermedad o la enfermedad mental, y otras en las que, en la frontera entre la biología, la mecánica y la electrónica, tratan sobre robots y se atreven a describir las relaciones entre el ser humano y el artificial en un futurista futuro. Las hay también “atómicas”, con parcelas, incluso extravagantes, vinculadas con el desarrollo nuclear de las grandes potencias del siglo XX, y aquellas en los que la atención se centra en las implicaciones militares de la investigación biológica.
giphy
La referencia a la Guerra Fría y la amenaza nuclear evoca inmediatamente la hermosa y grotesca Dr. Strangelove o: Cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba, de Stanley Kubrick (1963). Cuenta la historia de Peter Sellers (militar norteamericano) que ordena a sus hombres lanzar una bomba atómica sobre la Unión Soviética. Este personaje probablemente se inspira en la figura de Edward Teller, físico nuclear de origen húngaro (muerto en 2003) que había participado activamente en el desarrollo de la energía atómica norteamericana y siguió sosteniendo, durante la Guerra Fría, la necesidad de mantener el arsenal nuclear.
Por lo general, estas películas representan a la ciencia como una gran potencia virtual que contiene en sí todos los bienes posibles, o por el contrario, todo el mal, y que precisamente por ello entra en conflicto con la sociedad o la naturaleza.  El científico es siempre un héroe. Puede ser un héroe positivo, progresista y revolucionario, o un héroe del mal en busca de la conquista del poder, el enriquecimiento personal o poseído por una rabia vengativa que lo conduce a la destrucción del mundo.
giphy
En el género documental destacan las biografías científicas: Louis Pasteur, Benjamin Franklin, Thomas Alva Edison, Pierre y Marie Curie, Robert Koch, Enrico Fermi, Robert Oppenheimer. Todos son, de diversas maneras, benefactores de la humanidad.
En las obras de ficción, por otro lado, el rango de caracterizaciones es muy variado. No faltan héroes positivos, defensores de la sociedad, la naturaleza y su futuro, luchando contra colegas malvados o una clase política corrupta, siempre del lado de los débiles y de los que han sido perjudicados. Gorilas en la niebla (1988) de Michael Apted es la (verdadera) historia de Dian Fossey, que dedicó su vida al estudio y la conservación de los gorilas de montaña, lo que la llevó a ser asesinada porque se le consideraba una figura incómoda.
En Contact (1997) de Robert Zemeckis, el protagonista es un joven astrofísico dedicado a la búsqueda de posibles señales enviadas por extraterrestres que termina por cuestionar la relación entre ciencia y fe. El día de mañana (2004) de Roland Emmerich, es quizás la primera película ecocatastrófica. Su protagonista es un climatólogo que en pocas horas observa la devastación que provoca el cambio climático, cuando ya es demasiado tarde, y tendrá que luchar para salvar a millones de personas (incluyendo a su hijo).
Estos utopistas científicos que logran superar las barreras del mundo conocido para proyectar sus sueños en nuevos mundos, le deben su existencia en gran parte, directamente o no, a los personajes literarios creados por Julio Verne. En El hombre del traje blanco (1951) de Alexander Mackendrick, Alec Guinness inventa una fórmula química para crear una fibra indestructible, pero poco después es perseguido no sólo por los dueños de la fábrica de textiles sino por los propios trabajadores, los cuales se unen para impedir que el nuevo invento se divulgue y se explote porque temen que las fábricas se cierren y se queden sin trabajo.
Cary Grant interpreta en Monkey Business (1952) de Howard Hawks, a un científico tenazmente comprometido con la búsqueda de la fórmula de la eterna juventud. Un profesor en las nubes (1961) de Robert Stevenson trata de una sustancia particular que le permite a un químico vencer la gravedad y correr en los aires con su auto. Pero también existe la máquina que viaja a través del tiempo y permite a Michael J. Fox en Back to The Future (1985) de Robert Zemeckis, regresar a los años de su juventud de sus padres.
El protagonista de AI: Inteligencia Artificial (2001) de Steven Spielberg es el pequeño David, un Pinocho moderno, un robot capaz de amar y cuya historia escenifica un futuro inquietante en el que es posible clonar seres humanos. En La isla del doctor Moreau de 1977, de Don Taylor, con Burt Lancaster, el científico  se dedica a realizar aterradores cruces genéticos entre humanos y animales.
Matemáticas en la pantalla grande. El inicio de las matemáticas en el cine se remonta a 1959, con la película corta (26 minutos) del Pato Donald en el mundo de Mathemagics, que alterna el estilo de dibujos animados y de acción en vivo. Como siempre, el Pato Donald está en problemas: sin dinero, le ha prestado unos pocos centavos al tío Scrooge y ahora le debe muchos dólares. En busca de una salida al problema en el que se metió, Donald Duck usa el libro de matemáticas de su nieto. Nos dormimos en él y entramos en el mundo de las Matemáticas, donde los árboles tienen raíces cuadradas, los ríos están llenos de números, las fracciones pueden ser divertidas y divertidas. Bajo sus ojos están discurriendo, en lo que se ha convertido en un clásico de Walt Disney, Pitágoras y el secreto de lo inconmensurable, la base matemática de la música, la proporción de oro presente en el Partenón y en la sede de la ONU en Nueva York. Incluso hay juegos en los que las matemáticas juegan un papel fundamental: del ajedrez al béisbol y al billar. La película termina recordando que las matemáticas no son solo cálculo y un conjunto de ecuaciones estériles y aburridas. Es (citando la famosa frase de Galileo) el alfabeto con el que Dios escribió el libro del universo.
giphy
No es coincidencia que las matemáticas hicieran su aparición en el cine hasta 1959, mucho más tarde que otros temas científicos. Es objetivamente difícil describir con imágenes el mundo del matemático, la fuente de sus inspiraciones, el trabajo de su razonamiento, el mismo producto final. No es suficiente escribir una fórmula, y las leyes matemáticas son difíciles de representar. El cine es la participación del espectador a través de la fascinación de la narración y las imágenes; una lección, aunque sofisticada, es algo diferente. El objetivo es no caer en la lección (de las matemáticas) y no interrumpir el hilo de comunicación con el espectador. Precisamente debido a estas dificultades, las matemáticas a menudo se convierten en un pretexto narrativo que gradualmente se desvanece en intensidad. La atención del espectador se desvía pronto a otra parte. Este es el caso, por ejemplo, Antonia (Marleen Gorris, 1995), Las vírgenes suicidas (Sofia Coppola, 1999) o Smila´s Sense of Snow (Bille August, 1997), que también inicia con una declaración de amor por las matemáticas de Smilla, una mujer de origen esquimal que elabora modelos matemáticos para comprender la evolución de los glaciares.
000
Es igualmente problemático relatar, a través de imágenes normales, lo normal y, sobre todo, la vida cotidiana de un erudito normal. Entonces, cuando el cine decide tratar con las matemáticas, prefiere hacerlo con figuras que ponen en evidencia especialmente las intolerancias, los miedos, la paranoia, las locuras. Esto es lo que ocurre en Una mente maravillosa (2002) de Ron Howard, con Russell Crowe, que ganó cuatro premios Oscar, y la Muerte de un matemático, del napolitano Mario Martone (1992), premiada en el Festival de Venecia en 1992, con Carlo Cecchi como el matemático napolitano Renato Caccioppoli. Este es, indudablemente, el filme “matemático” más conocido por el espectador italiano.
Una mente brillante se inspira en la vida del matemático estadounidense John Nash, desde sus estudios en Princeton hasta la concesión del Premio Nobel de Economía en 1994, pasando por el calvario de sus alucinaciones, los internamientos en hospitales psiquiátricos, el tratamiento con electroshocks. La esquizofrenia golpeó a Nash en el ’59 cuando afirmó que en The New York Times había un mensaje codificado de una civilización alienígena que sólo él podía descifrar.
Incluso Mi pequeño genio (1991) de Jodie Foster, tiene en su centro un niño prodigio, pero en esta película la atmósfera comienza a ser menos Disney. El niño  se llama Fred Tate: es excepcional en matemáticas pero también tiene talento para la música, la pintura y la poesía. También en este caso, la habilidad matemática se describe a través de la extraordinaria facilidad con la que calcula raíces de cubo aparentemente imposibles. Pero tiene un problema: es infeliz. No tiene amigos.
el_pequeno_tate-1390-1
La primera de las diez películas de menos de una hora que conforman El Decálogo, que el director polaco Krzysztof Kieslowski filmó entre 1987 y 1989 para la televisión de su país, trata de un niño que se llama Pawel y tiene una relación excelente con su padre, que también es profesor universitario. Las matemáticas son el motor de una acción que conduce a la reflexión sobre la relación entre la ciencia y la fe. El padre de Pawel es un científico que cree firmemente en la racionalidad científica y reduce todos los problemas de la vida al cálculo matemático, y esto lo conduce a la tragedia, cuando un cálculo erróneo conduce a la muerte del niño, ahogado en un río helado.
En Good Will Hunting (1997), de Gus Van Sant, Matt Damon interpreta a Will, un joven inadaptado. Contratado como conserje en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, Will resuelve un problema muy complicado que un profesor dejó escrito en la pizarra para poner a prueba a sus mejores alumnos. La película describe la relación que pronto se establece entre Will, el profesor y un psicólogo a cargo de restablecer el equilibrio con el genio rebelde que no acepta las diversas oportunidades que se le ofrecieron para volver a la “normalidad”.
Incluso Enigma (2001) de Michael Apted, es la historia de un talentoso matemático inspirado en la figura de Alan Turing, uno de los más brillantes  del siglo XX, padre de la informática moderna, que se suicidó en 1954 (comiendo una manzana envenenada con cianuro) por el acoso al que había sido sometido debido a su homosexualidad.
La liberación de los peores instintos es el núcleo de Cube (1997) de Vincenzo Natali – el título utiliza el juego de palabras con el inglés incubus – donde seis personajes permanecen prisioneros en un cubo gigante. Para salir deben utilizar el conocimiento de los números primos y las propiedades que estos números (y otros conceptos matemáticos) tienen.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: