Un guijarro que recorre el mundo: Residuos, de David Miklos


Por Irma Gallo

A partir de la reescritura de La piel muerta (Debris) (2005), La gente extraña (2006) y La hermana falsa (2008), David Miklos crea una novela totalmente nueva: Residuos (Dharma Books, 2020), conformada por tres partes: “Detritus”, “Cenizas” y “Cáscara”, en la que los elementos constantes son la muerte, el erotismo, la madre, la no pertenencia, el mar.

Cruza toda la novela (las tres novelas en una) un guijarro. Más allá de una imagen o una metáfora, David Miklos lo reconoce como “una especie de personaje material, no humano, que sobrevivirá a todo lo humano que hay. Es trasladado de una playa a otra por una ballena, y luego es recogido por alguien. Como un juego entre la permanencia de esto físico y la inpermanencia de lo humano, que termina siendo mucho más metafísico”.

Dice David que el guijarro estaba en la segunda parte, La gente extraña, aunque también, no tan visible, en las otras dos. “Sin embargo, a la hora de reescribir me di cuenta de que pertenecía a todo el cuerpo narrativo, a esa trilogía originaria. Que tenía que ver la manera de explicar cómo se trasladaba de esa parte central a esas partes laterales que acompañan a “Cenizas”, que son “Detritus” y “Cáscara”. Pero de ahí nace ese guijarro, que es fundamental para “Cenizas”. Y de hecho si pensamos en algo que se quema, lo único que sobreviviría sería ese guijarro”.

David Miklos. Foto Facebook

Las lecturas que alimentaron la primera escritura de Residuos

En el Miklos adolescente, lector voraz, ya estaba la semilla de lo que sería el escritor en el que se convirtió solo algunos años después. En el “Apéndice sobre la reescritura de una trilogía” con el que cierra Residuos, el autor menciona dos novelas y un cuento que tuvieron que ver con la gesta de La piel muerta: The God of Small Things, de Arundhati Roy, El resplandor, de Stephen King, y El ahogado más hermoso del mundo, de Gabriel García Márquez.

“Hay lecturas que se van quedando, de hecho así funciona la literatura y la escritura: siempre estamos en un diálogo constante con lo que nos antecede, que son nuestras propias mitologías”.

David Miklos

“De niño leía mucho a Lovecraft. En algún momento desemboqué en Stephen King. Leí El resplandor incluso antes de ver la película. Tenía 11 años, 12 años. Coincidió la lectura de El resplandor con la lectura de El ahogado más hermoso del mundo, que es uno de los cuentos de García Márquez que viene en La cándida Eréndira… y algo hizo clic, supongo, pero no me di cuenta hasta mucho tiempo después. Y justo cuando ya era adulto y estaba en otra etapa de mi vida empecé a leer este libro de Arundhati Roy, en el mar, y comunicó muy bien con ese entorno natural en el que estaba y se sembró la semilla de lo que luego se convertiría en La piel muerta“, dice David Miklos en entrevista con La Libreta de Irma.

La de Residuos es una lectura obligada. Tanto si leíste las tres novelas que fueron su génesis, como si no, porque se trata de una historia nueva, que surge como ese guijarro que se resiste a ser quemado, a desaparecer en el vientre de una ballena, que vuelve a nacer.

Si quieres ver la entrevista completa que le hicimos a David, da click aquí:

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s