Cuando Estados Unidos fue fascista


Por Concha Moreno

Dijo Sartre una vez que todos somos el judío de alguien, lo que quiere decir que siempre habrá alguien que nos odie y nos persiga.

Si usted piensa que esto es exagerado, piense en la situación de los migrantes centroamericanos en nuestra frontera sur o en algo más simple: los desencuentros entre cónyuges que acaban convirtiéndose en guerra intestina.

Todos somos el judío de alguien y todos podemos sufrir purgas raciales. Y resulta que eso puede pasar en el paraíso de la libertad, la tierra de la oportunidad, Estados Unidos. Parafraseando el título de la novela de Sinclair Lewis It Can’t Happen Here: oh, sí, si puede pasar aquí.

Otra novela agarra al proverbial toro por los cuernos: La conjura contra América, de Philip Roth. Roth, maestro de la autoficción (es decir, de convertirse a sí mismo en personaje de sus fabulaciones literarias), reescribe la historia de su infancia en Nueva Jersey imaginando qué habría pasado si Estados Unidos hubiera virado a la derecha, como muchos de los estadounidenses querían allá por 1940. ¿Por qué? Por una razón simple pero brutal: la guerra en Europa, en la que el bando republicano no quería participar.

En el aire estaba el tufo del fascismo, una ideología que promete poder y progreso sin límites. Ah, progreso sin límites, el camino abierto frente a sí, el nuevo día que se posa sobre el horizonte, correr hacia él con los brazos abiertos, cara al sol. Y había un hombre en Estados Unidos que representaba todo eso: Charles Lindbergh.

Recordarán a Lindbergh. Piloto aviador, Lindy realizó en 1927 el primer vuelo trasatlántico a bordo de su fiel monoplano, El espíritu de San Luis. En La conjura contra América, Roth lo convierte en un antisemita fanático.

Seguidor de las ideas de Hitler, el aviador se lanza por la candidatura del Partido Republicano por la presidencia y vence a Franklin Delano Roosevelt con una retórica simple: la guerra, representada por Roosevelt, o la paz aislacionista y la alianza con el mundo de ensueño, puro y ario, de la Alemania nazi. Heil, Linbergh!

Y entonces los demonios se sueltan. Comienza la persecución de judíos en América. Roth escribe en su novela la alta tensión que, imagina, habría vivido su familia en su hasta entonces apacible vida en un suburbio obrero de Nueva Jersey.

Generalmente la obras originales superan con creces las adaptaciones, sobre todo en el caso de una novela como La conjura…, escrita por un autor que debió haberse llevado el Nobel. Pero pongan el volante a un genio como David Simon –responsable de esa maravilla que es The Wire– y voilà: se obtiene una pieza que logra que se “deslea” la novela. ¿Qué me refiero por desleer? Que se puede dejar de lado la obra original y disfrutar la adaptación como si esta no existiera.

The Plot Against America es el resultado. Simon lleva a la pantalla de HBO la novela de Roth y la convierte en las 6 horas de televisión más tensas que he visto este año malhadado.

Actuada y dirigida con maestría, la serie alcanza un alto octanaje de angustia. Todos somos, sin duda, el judío de alguien, sobre todo si uno es judío y vive en un país gobernado por protofascistas. Sin spoilers les diré que el capítulo 5 me hizo llorar. En algún momento del capitulo, la vida de un niño pende de un pelo de gato, los miembros de Ku Klux Clan pasean campantes prendiendo fuego en sinagogas y asesinando a todo aquel que les parezca el Otro, el enemigo.

En estos días vivimos en algo así como una situación de guerra. Para todos aquellos que piden más medidas coercitivas, más militarización, menos ámbitos privados, tanto la novela como la serie puede servirles de ilustración. Para todos los demás es un must: cuando el entretenimiento es algo más que monitos brincando en la pantalla.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s