Historias de crueldad: Sudor


Por Celia Gómez Ramos Foto de portada: Juan Apolinar Ese olor penetrante a sudor acumulado en el cuerpo y en las ropas. Ese olor que habla de nuestras carencias, de los que somos, de lo que no hacemos. Ese olor natural que se va almidonando y añejando, en la prendas y en la piel…, en…

Historias de crueldad: El extraño correo electrónico


Por Celia Gómez Ramos (Foto de portada: Hugo Gola en penultimosdias.com) Hugo Gola*, director de la publicación trimestral El Poeta y su trabajo, recibió un correo electrónico muy extraño. Le enviaron la transcripción de un poema y le pidieron si podía identificar al autor. Se lo solicitó un personaje que se acreditó como trabajador del…

Historias de crueldad: Capturando el mal


Por Celia Gómez Ramos Tengo la posibilidad de tomarme un café, sentarme a contemplar el paso de la gente mientras lo disfruto en las papilas, la garganta y lo va absorbiendo mi cuerpo. Algo tan raro en estos tiempos de prisa constante. Me encontraba sentado, mirando la plaza, en una de las mesas que salen…

Historias de crueldad: Destripar sonidos


Por Celia Gómez Ramos A saber cómo fue que comenzó ese juego macabro. Los gritos lo despertaban los fines de semana, ya avanzada la madrugada. La mayoría era ininteligible. Unos animando a otros, y de repente, el corredero en tropel en el barullo. ¡Agitación! Él abría los ojos, asustado, tembloroso siempre, dejando atrás su sueño…

Historias de crueldad: El susto


Por Celia Gómez Ramos Contaba en años, apenas los dedos de su mano. Y se le ocurrió, en una visita de sus padres a algunos amigos, sin maldad (podríamos pensar que no hay maldad en el actuar a esa edad, o acaso se está experimentando con el entorno), ofrecerle del plátano que comía a un…

Historias de crueldad. Ruido en el cuerpo (V): Lo “normal”


  Por Celia Gómez Ramos El neurólogo te comenta que debió haber algo que te generara una pequeña trombosis o infartación, y te habla de casos geniales como el de Dostoievski y el de Shostakovich, que vivieron con voces el primero y con música el segundo, cuando bajaba la cabeza. Mucho de ello, te dijo,…

Historias de crueldad: Ruido en el cuerpo III. Te confiesas


  Por Celia Gómez Ramos Te atreves a hablar con la gente sobre lo que ocurre, necesitas compartirlo. Acudes con un otorrinolaringólogo y te confiesas. Su inspección y análisis no muestra ningún problema, todo está en orden a nivel físico. Eso ya creías saberlo, por lo menos te lo ratificaron. El médico te sugiere acudir…