Rezo por vos, Silvina


Silvina Ocampo era una mujer de perros. Elena Garro prefería a los gatos. Una vez, Elena dejó encargados a sus gatos en casa de Silvina: nunca los volvió a ver.