Gertrude Stein: tremenda desvergonzada


Escribe Concha Moreno que “las mejores memorias siempre vienen de la pluma de los más desvergonzados”, y Gertrude Stein no es la excepción.