La broma de nunca acabar


Por Concha Moreno Un día de hace 12 años -septiembre, lo recuerdo bien-, David Foster Wallace besó a sus perros, tomó una cuerda y se colgó. Su cuerpo lo encontró su esposa que había salido a hacer unos mandados. Moría así la última gloria de las letras estadounidenses. David Foster Wallace sufrió toda su vida…

La generación dorada: fuego en casa


Por Concha Moreno Los boomers (la generación que nació en la posguerra) son culpables de muchas cosas, pero también son dueños de grandes momentos de la historia. Si no fuera por ellos, el hombre nunca habría llegado a la luna ni, desde luego, hubiéramos nacido los simpáticos millennials. Acabáramos: sin los boomers no habría Internet….

Los libros malvados


Por Concha Moreno Tengo un libro malvado. Es un libro que tengo cubierto con otros libros de corazón noble. Es un libro al que le tengo miedo. Apenas comienzo a escribir este texto, mi televisión se prende sola, las luces de mi estudio se prenden y se apagan, y todos los demonios del Hades gimen….

El deseo, una boca anhelante


Breves disertaciones sobre Solo sentir, de Nadia Contreras Por Irma Gallo El sexo generalmente es una batalla entre dos (o tres, o quizá más) cuerpos, y la escritura es un acto solitario: escuchar voces que a veces no es posible acallar si no es a través de la escritura (como le sucedía a la autora…

La poesía en la paternidad: Poeta chileno


Por Irma Gallo Me resistí, durante años, a leer a Alejandro Zambra. No me pregunten porqué; yo misma no tengo una respuesta mínimamente racional. Pasaban los años y con ellos los títulos de nuevos libros, y yo seguía resistiéndome. Sin embargo, dos factores contribuyeron a que por fin me decidiera a emprender su lectura: 1)…

Enséñale el nombre verdadero de todas las cosas


Para Loana y Nico, que conocen el nombre secreto de todo Por Concha Moreno Leía yo la saga de Harry Potter cuando me topé con Ursula K. Le Guin. Y ese momento dejé de ser una niña y me convertí en una feminista. ¿Qué se puede decir sobre Le Guin que no se haya dicho…

Enrique Serna, el lobo estepario de la Ciudad de México


Por Concha Moreno Ciudad acaso tierna, la Ciudad de México contiene grandes historias de amor. Una de ellas es la del periodista Carlos Denegri con el poder. Denegri se dedicó a enamorar a los políticos encumbrados (y también a lo menores, informantes ansiosos de figurar) de la primera mitad del siglo pasado y su retórica…

Los vientres, como casas vacías


Hace un rato que la maternidad dejó de ser sagrada. Quizá desde el momento en que se inventó la píldora anticonceptiva. Pero una cosa es que una mujer tome precauciones para no quedar embarazada y otra muy distinta es que, ya habiendo parido, se de cuenta de que tener un hijo no es la experiencia maravillosa, excelsa, fundacional, que siempre le dijeron que sería. Que se sienta irremediablemente atrapada en un destino común con otro ser.