La memoria de la civilización peligra en Palmira


Por Alicia González Morir apostatando de toda una vida. Ése era el “ofrecimiento” que El hizo al Howard Carter de Palmira, Khaled al-As’ad, acusado por los yihadistas de trabajar para el régimen baazista, tener vínculos con los chiíes de Irán y confraternizar con “infieles” occidentales en blasfemas conferencias, según explicaba el Observatorio Sirio de Derechos…