Roald Dahl, o de la adversidad como aventura


La Providencia, dicen, está con los atrevidos. Concha Moreno narra aquí cómo Roadl Dahl fue un fantástico bastardo.