Chancho, o de cómo descubrí una nueva dimensión del amor


Los animales nos recuerdan esa pertenencia al mismo reino; esa base instintiva sobre la cual se desarrolla la inteligencia, la cultura, el conocimiento, la empatía; ese estar hechos de sangre, huesos, músculos; esa necesidad de armonía con la naturaleza a la que a menudo ignoramos y si somos unos inconscientes, estúpidos y malas personas hasta maltratamos.

Los niños perdidos de Donna Tartt


Si el Diablo existe, vive en el sur de Estados Unidos. Con mirada diabólica escribe Tartt, sureña de cepa pura. Una Dickens cuyo Oliver es un niño bien de Misisipi.