La palabra de Gabriela: Transformación garantizada


Por Gabriela Pérez Es con una alegría tan profunda. Es con un aleluya, con un grito que se funde con el más oscuro alarido de desesperación dolorosa y silenciosa que escucho las “reglas” con las que comulgo, de entrada, aún sin saber en qué terminarán. Ya nadie me ata. Sigo aprendiendo, razonando. Sigo gozando, sigo…