Réquiem por los libros perdidos


Por Concha Moreno Era un jueves en la noche. Acababa de asistir a una clase en la que discutimos Y Matarazo no llamó, de Elena Garro, una novela sobre la oscuridad del poder y cómo el control de nuestras vidas está completamente en manos de los que detentan la violencia. Eso de que la guerra…

Mis asuntos con los #cñores


Por Concha Moreno (Foto de portada: Siora Photography en Unsplash) Confesión: crecí leyendo sólo hombres. En mi infancia y adolescencia sucedió aquel fenómeno de mercado que fue la «literatura femenina», encabezado por Isabel Allende y Ángeles Mastretta. ¿Leerlas a ellas? También puedo darme un tiro en la panza. Allende, Mastretta y sus seguidores me parecían…

Excepto un pájaro: teatro en streaming


Por Ever Aceves “Excepto un pájaro es la historia de dos viejos que se vuelven amigos durante la pandemia, comunicándose de balcón a balcón, pues ellos son vecinos y entrañan una bella amistad.” Valeria Fabbri. Tuve la oportunidad de entrevistar a Valeria Fabbri, quien se desempeña como actriz, bailarina de tap, músico e intérprete de…

Libros a lo que se regresa


Por Concha Moreno (Foto de portada: Paul Bowles on the roof of the Palais Jamai in Fès, Morocco, 1947. Image courtesy of Dust-to-Digital and the Library of Congress. Source: The New York Review of Books). Primero, un mea culpa: esta semana no leí ningún libro. Me la pasé viendo series. Sí, culpable de todos los cargos….

La literatura cuántica de Philip Pullman


Por Concha Moreno No soy una gran lectora de fantasía, pero admiro a varios autores de ese género. Si podemos poner a Elena Garro, Ursula K. Le Guin, Agota Kristof y Silvina Ocampo en el género, digamos, entonces la mayor parte de los escritores fantásticos que leo son mujeres. Pero ese examen es muy sesgado,…

Rezo por vos, Silvina


Silvina Ocampo era una mujer de perros. Elena Garro prefería a los gatos. Una vez, Elena dejó encargados a sus gatos en casa de Silvina: nunca los volvió a ver.

El fino arte de llenarse de polvo


Iba a decirles que me puse a ordenar mis libros. Me llené de polvo. Es el fino arte de llenarse de polvo. Entre estornudos me encontré sorpresas: dos ejemplares de Música para camaleones de Truman Capote y un ejemplar de las memorias de la hija René Goscinny, el gran comediógrafo que, con Uderzo, inventó a Astérix y Obélix.