Mary Shelley, hecha de sus monstruos


Así que no se asombren cuando abran mi tumba. Todo estas partes soy yo. Estoy hecha de mis muertos, igual que mi monstruo.

La madre del monstruo


En su libro La mujer que escribió Frankenstein, la escritora argentina Esther Cross narra que Mary Shelley conservó el corazón de su marido, Percy B. Shelley, desde 1822, cuando él falleció ahogado en el mar, hasta 1851, cuando ella dio su último suspiro, se cree que por un tumor cerebral. El corazón de Percy está enterrado…