La palabra de Gabriela: Mar de mañana


Por Gabriela Pérez Viento del mar la noche, en una isla. Abeja. Las cosas así: favorito de la nobleza, no faltó quien le ofreciera habitación y servicios dignos de un soberano. Paganini aceptó. Estaba de acuerdo en recibir cualquier dádiva. Ganaba dinero a montones, pero le gustaba extender la mano y apretarla con los billetes…