Solo los muertos son libres


Por Concha Moreno (Foto de portada: Alberto Cabello from Vitoria Gasteiz para Creative Commons) 22 de noviembre, 1963. Plaza Dealey, Dallas, Texas. “No puede decir que Dallas no lo ama, señor presidente”, le dijo la primera dama de Taxas. Y luego su cabeza estalló. Asesinaron a John Fitzgerald Kennedy. Hace una semana, como una sorpresa en…