Rezo por vos, Silvina


Silvina Ocampo era una mujer de perros. Elena Garro prefería a los gatos. Una vez, Elena dejó encargados a sus gatos en casa de Silvina: nunca los volvió a ver.

La palabra de Gabriela: Alquimia leyendo a Borges


Por Gabriela Pérez Alguna vez Goethe dijo que los matemáticos son como los franceses: apenas se les dice algo y ellos lo traducen a su propio idioma, haciendo que la cosa que se les dijo parezca súbitamente muy diversa. Esto que acabo de decir es justo a lo que suena: excusatio non petita, accusatio manifesta,…

No hay un viaje tan largo de Comala a Macondo: Salman Rushdie


Lleva un traje de corte impecable, color plata como el cabello que queda sus sienes y en la barba de candado. Camina con calma. Sir Salman Rushdie ya pasea sin guardaespaldas por todos lados. Atrás quedaron los tiempos en que el Ayatolah Jomeini puso precio a su cabeza por haber escrito Los versos satánicos, aunque…