Una cabaña perdida en la nieve


Para mi tía Guille, Felipe y Memo Por Concha Moreno Cuando era niña tenía una fantasía que me permitía soportar la jornada escolar. Imaginaba que debajo de mi banco había un agujero que solo yo podía abrir, daba a una especie de madriguera, dentro había todo lo que necesitaba: almohadas, libros, comida chatarra, un Nintendo….