Ella, la que fue la Bella Armera. (Historia de la anciana de Rodin)


Por Pedro Paunero (…) en cuanto a la carne, que hemos alimentado en demasía, hace tiempo que está podrida y devorada y los huesos, nosotros, ceniza y polvo nos volvemos. De nuestros males no se burle nadie; pero rueguen que a todos Dios nos quiera absolver. François Villon. “Epitafio” o “Balada de los ahorcados” Un…