El declive de los cerezos


Por Irma Gallo Estos días de estar en casa (no me gusta llamarlo “encierro” pues para mí ha sido lo de lo más placentero, y el término sugiere castigo), como muchas mujeres, he trabajado lo doble o triple porque además del Home Office le he entrado sin remedio a las tareas del hogar. Además, me…