Larga vida al Rey del Pop


Por Consuelo Sáenz Su frágil apariencia, timidez mustia, largos y lacios cabellos negro brillante que armonizaban con una piel lechosa –extrañamente blanca, debido a un problema de vitíligo-, sus dotes dancísticas que le justificaron laureada trayectoria como bailarín, además de compositor, con voz de castrati. Para los que crecimos en la década de los 80s…