Tatiana Tibuleac y la muerte de la madre


Dicen que cuando mueren los padres una se queda como sin asidera en este mundo, como un árbol al que arrancaran violentamente de su raíz, como un pájaro que, al caer de una rama, se hubiera roto las alas.