Sí corro, sí grito, y si te pones enfrente te empujo: La maestra del Challenger


Christa tenía 37 años, 12 de los cuales los había pasado dando clases en high school. Era maestra de Ciencias Sociales.

Un día vio en la tele que el presidente Ronald Reagan anunciaba que un profesor sería el primer civil en viajar en el transbordador espacial Challenger, y que habría una convocatoria nacional para elegirlo. Christa no dudó en inscribirse.
Como en un sueño, entre más de 50 mil aspirantes de todo el país, resultó ser la elegida. Durante meses se estuvo entrenando en la NASA para el gran momento. Una vez en el espacio, dictaría una clase que se transmitiría en todas las escuelas de cada rincón de los Estados Unidos.

Unos días antes del despegue, su familia la visitó en Cabo Cañaveral. Su niña, muy pequeña, dijo ante las cámaras de televisión que no quería que su mamá se fuera al espacio; que prefería tenerla en casa.

Maestra en el espacio
Christa: una maestra en el espacio

Por fin llegó el gran día. La tripulación constaba de siete miembros (Christa y otra mujer incluidas). La emoción no se disimulaba en los rostros de quienes habían asistido a Cabo Cañaveral para presenciar el acontecimiento; ahí estaban los padres de la maestra de high school, y por la televisión la seguían sus hijos, su esposo, sus estudiantes.

El Challenger despegó en medio de aplausos y vivas. Sólo unos segundos después explotó en el aire. Las caras de alegría se convirtieron en rostros de incredulidad; luego, en rictus de dolor.
De Christa y los otros seis tripulantes del Challenger no quedó nada.
Era 1985.

Irma Gallo. Nací en la Ciudad de México en el lejano 1971, cuando a nuestros padres no los obligaban a usar cinturón de seguridad ni a ponernos bloqueador solar, y sin embargo sobrevivimos. Desde 2001 soy reportera cultural para Canal 22; escribí Profesión: mamá (Vergara, 2014) y #Yonomásdigo (B de Block, 2015), y he colaborado en medios como Sinembargo.mx, la revista Variopinto, Cuadernos Doble Raya, El Toque y la revista Intemperie. Actualmente publico la columna “Padres al borde de un ataque” todos los domingos en El Gráfico y colaboro en Gentleman México y en Gatopardo. Fundé La Libreta de Irma en enero de 2016 porque estoy cansada de escribir y leer sobre lo que otros deciden.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s