La palabra de Gabriela: Transformación garantizada


Por Gabriela Pérez

Es con una alegría tan profunda. Es con un aleluya, con un grito que se funde con el más oscuro alarido de desesperación dolorosa y silenciosa que escucho las “reglas” con las que comulgo, de entrada, aún sin saber en qué terminarán.

Ya nadie me ata. Sigo aprendiendo, razonando. Sigo gozando, sigo sorprendiéndome a cada instante. Sé ahora que incluso pese a mí, puedo ser más y a cada instante, sé que el mundo de los otros no me impide sentir placer. Hoy estoy aquí, con ella. La escucho, sobrepaso la emoción que me da verla y estar cerca, degluto la divertida y no tan sorpresiva casualidad de que entienda una lengua que no es mía. Cuatro reglas solamente, son pocas pero no son negociables, nos aclara.

  1. No pienses.

  2. No corrijas nada mientras escribes.

  3. ¡No te detengas! Sólo escribe. Deja fluir. Deja pasar.

  4. No esperes escribir algo con calidad.

 doris_dorrie

En un taller de escritura creativa se escribe. Así que vamos a empezar. Cincuenta minutos para que sigan las reglas con el primer tema. Pero alto,  antes, algo fundamental. Dedicaremos cinco minutos a meditar. Siéntanse cómodos, cierren los ojos, respiren, hagan conciencia de quiénes son, dónde están aquí y ahora, por qué, para qué. Dejen que los pensamientos vengan, entren y salgan, cambien. No importa. Están sólo con ustedes mismos. No dejen de respirar. Ahora sí, tomen pluma y papel. Comiencen a crear.

Doris Dörrie nació en 1955 en Hannover, Alemania. En 1997 fue nombrada catedrática de dramaturgia y desarrollo de trama en la Universidad de Televisión y Cine de Múnich (HFF). Ha publicado varias novelas, colecciones de relatos y libros infantiles, además de encargarse de poner en escena y dirigir diversas óperas para los teatros estatales de Berlín y Múnich. Invitada de la Muestra Internacional de Cine con Perspectiva de Género (MICGénero Tour 2017), nos acompañó compartiéndo con maestría generosa, un poco de lo que sabe el lunes 7 y martes 8 de agosto en la Cineteca Nacional.

Doris y gaby
Doris Dörrie y Gabriela Pérez

Comer y cocinar me han gustado siempre, pero el aderezo del talento multifacético con que Doris Dörrie acompaña al maestro zen Edward Brown, en sus conferencias y clases de cocina, comprueba que, cocinar  y saber cómo cocinar, es cuestión de cuidarse uno mismo y cuidar a los demás. Vivo más intensamente la sensualidad del pan, la filosofía de los rábanos, e intento emular la serenidad de las zanahorias.

Las historias de ¿Soy Linda? se entrecruzan entre sí.  Linda es una mujer que  quiere ser otra. Para ello, lo primero que hará será lanzar su cartera por los aires y viajará a dedo hasta llegar a la ciudad andaluza de Sevilla. A medida que avanza, nos damos cuenta de que no tiene un eje sino varios, y que en alguna medida,  todos los personajes se cuestionan sobre su propia identidad. En otra escena aparece, otra vez,  el tema del eterno retorno.

Fukushimamonamour3
Escena de Fukushima, mon amour

Doris Dörrie regresa a Japón después de Kirschblüten Hanami (Cerezos en flor), para completar una especie de díptico en torno a los encuentros y los choques culturales. Si allí era un jubilado quien viajaba al país del sol naciente para realizar su sueño de aprender el baile tradicional nipón, en Fukushima, mon amour es la joven Marie (quien, huyendo de su propio cataclismo sentimental, decide conocer de primera mano los devastadores efectos de la triple catástrofe de Fukushima. En ambos relatos el lenguaje corporal –el baile Butoh y la mímica del clown– emerge como el puente de comunicación entre culturas y costumbres distantes. La joven Marie forma parte de una compañía de payasos benéfica que quiere devolver la semilla de la felicidad a una población cruelmente golpeada y suspendida en el trauma. hogar devastado, ese que Satomi, la última geisha de Fukushima, quiere reconstruir a toda costa. La hermosa, cambiante relación que establecen ambas mujeres ocupa el centro de un filme que no renuncia al experimentalismo formal y narrativo para profundizar en la psicología humana.

En el proceso de la escritura intervienen las vivencias y experiencias individuales. Al recrearlo en el teatro, la literatura o el cine, se conecta la voz propia combinando la ficción y la autobiografía”.

El cine ha surtido de realismo, magia y desparpajo las pantallas. Nutridos en la poesía, la literatura y diversos medios, los cineastas han sabido cultivar un imaginario que funde lo íntimo, lo social, lo rural, lo urbano, lo trágico y lo poético.

La joven alemana Marie (Rosalie Thomass) se escapa a Fukushima para cambiar su vida. Trabajando con la organización Clowns4Help, espera traer alegría a los sobrevivientes de desastres nucleares de 2011, algunos de los cuales todavía viven en refugios de emergencia. Marie pronto se da cuenta de que es absolutamente incapaz de hacer la tragedia menos cansada. Pero en lugar de huir, Marie decide quedarse con la vieja Satomi (Kaori Momoi), la última geisha de Fukushima, que por su propia cuenta decidió retirarse a su ruinosa casa en la zona de exclusión radiactiva. Dos mujeres que no podían ser más diferentes, pero que -cada una a su manera- están atrapadas en el pasado y deben aprender a liberarse de la culpa y la carga de la memoria.

Satomi: Las memorias son dolorosas.
Marie: Así que no tener recuerdos sería mejor.
Satomi: No hay escape. Esta es tu única vida. Extrañar a alguien es como vivir con fantasmas.

En más de quince años, Doris Dörrie ha desarrollado su propia estructura cinematográfica. Esta estructura nace del conocimiento de que la tecnología digital ha creado la posibilidad de, en parte, abandonar las reglas habituales del rodaje. A través de un “sistema de romper reglas”, Doris y su equipo, lograron prescindir de muchas de las cosas que generalmente se asocian con un rodaje, como una gran tripulación, un departamento de maquillaje, un departamento de vestuario, la planificación sistemática del rodaje días.

“Fue entonces cuando nació lo que llamo la Danza con el Caos”, dice Dörrie, describiendo el nuevo estilo de trabajo de su equipo. “Es algo que solo puedes permitirte hacer si tienes una increíble cantidad de experiencia. Abandonas muchas cosas mientras simultáneamente abres todo. Gracias a nuestra experiencia, sabemos cómo es posible mantener la estructura de la piel, por lo que el trabajo todavía es posible, mientras que simultáneamente dejamos la estructura abierta para que las cosas se puedan crear de una manera en que no podría desarrollarse en un rodaje normal “.

La ventaja más significativa es sin duda un aumento de la flexibilidad. Con un equipo más pequeño es posible filmar en países con condiciones de tiro difíciles, como fue el caso de Fukushima.

Fukushimamonamour8
Escena de Fukushima, mon amour

La acción en Fukushima, mon amour, comienza en la Comunidad de Vivienda Temporal y se desarrolla a partir de la interacción de los viejos japoneses que viven allí. Esto hace que la acción sea real y tangible. Lo mismo ocurre con el argumento, la lucha de los protagonistas con la carga y el dolor de la memoria.

Doris Dörrie es bastante sucinta sobre este punto: “Queremos contar una buena historia bien, y queremos contar una historia que tiene un fondo real que se hace tangiblemente real. La joven aprende algo muy japonés de la vieja, y esa es la actitud, la actitud hacia el propio dolor. Sin embargo, al mismo tiempo, la historia es también acerca de cómo esta anciana, que es de hecho muy difícil a veces, también recibe algo de la joven. Y ese algo es la invitación a romper las “.

Una historia de dos mujeres cuyos orígenes son diferentes, pero que son al mismo tiempo, ambas, presas de su propio pasado. Para Kaori Momoi -que es muy famosa en Japón-, estaba claro desde el principio, que quería ser parte de este emocionante proyecto cinematográfico. Para ella una razón importante para tomar parte en la narración de la historia, fue que hasta ahora ningún cineasta japonés se ha atrevido a confrontar lo que consideran un tema sensible. El resto del elenco fue principalmente de actores laicos, como Moshe Cohen, uno de los fundadores estadounidenses de la ONG Payasos sin Fronteras, que durante muchos años ha estado viajando por el mundo de una zona de desastre a otra. El objetivo de esta ONG es llevar un momento de ligereza, a través de actuaciones y talleres, a regiones del mundo donde la vida sea particularmente difícil.

Otra actriz en Fukushima, mon amour es Nami Kamata, una habitante de Múnich originaria de la región de Fukushima, con la que Doris ha trabajado durante años como músico. Antiguos conocidos de la película Cherry Blossoms, como el butoh bailarín Tadashi Endo y la actriz Aya Irizuki nuevamente asumieron pequeños papeles en esta película.

Y el equipo de cine quedó agradecido con los ocupantes de la Comunidad de Vivienda Temporal en Minamisoma, que los recibió con los brazos abiertos y participó en la película.

MaRie: Veo fantasmas.
Satomi: Lo . Los atraes porque eres infeliz. Estás llevando un fantasma en la espalda, alguien que has perdido. Marie weint. Marie llora.
Satomi: Todo es un sueño. Nuestra vida es un sueño.
MaRie: Quiero despertar. Satomi: Entonces despierta. MaRie: Pero cómo

El 11 de marzo de 2011, un poderoso maremoto de 9.0 en la costa oriental japonesa de la isla principal de Honshu estableció una reacción en cadena de acontecimientos dramáticos en movimiento: el breve terremoto, que duró sólo 150 segundos, fue suficiente para poner en marcha un maremoto de 15 metros, que en parte alcanzó hasta 10 kilómetros tierra adentro, inundando 561 kilómetros cuadrados del país, destruyendo casi por completo más de 260 asentamientos costeros, y quitando la vida a más de 19 mil personas.

Foto 3
Maremoto en Japón

La central nuclear japonesa de Fukushima Daiichi también fue golpeada por el tsunami y fue arrasada por el maremoto. Como resultado, tres de los seis reactores experimentaron una fusión nuclear y se produjo una liberación significativa de radiactividad. Ciento setenta mil personas en la región de Fukushima tuvieron que ser evacuadas de sus casas debido a esta liberación de radiación.

Fukushimamonamour4.png
Fukushima, mon amour

Debido a una estimación de la radiactividad total de los materiales liberados, la comisión japonesa de supervisión nuclear declaró el evento como el peor de los casos, dándole la calificación máxima de siete en la Escala Internacional de Eventos Nucleares. El desastre sigue siendo considerado el peor accidente nuclear desde la catástrofe del reactor de 1986 en Chernobyl.

El área de la provincia afectada por catástrofes sigue siendo inhabitable y seguirá así durante décadas. En octubre de 2015, el Ministerio de Salud de Japón confirmó oficialmente por primera vez, que existía una relación causal entre la leucemia de un trabajador en la central nuclear y el puesto que había ocupado. También reportó un aumento significativo en el número de enfermedades linfáticas entre niños y jóvenes en Fukushima.

Satomi
Cuando llegué a casa no quedaba nada. ¿Qué harías si te pasara esto? ¿Cuerpos que mienten alrededor?
Ropa y libros, fotografías y muebles. ¿Si ya no quedaba nada?
Si tu mundo hubiera dejado de existir por completo? ¿Si lo hubieras perdido todo?
¿Qué harás entonces?

Kaori Momoi es considerada una leyenda en Japón. Hija de un profesor de política y de una diseñadora de joyas, creció en Tokio. A la edad de doce años se trasladó a Londres para pasar tres años en la Real Academia Británica de Danza. Después de su regreso, se graduó de la Escuela de Arte Dramático de Bungakuza en Tokio.

Además de actuar, Momoi persigue diversos proyectos cinematográficos como productora, directora y guionista. Además, tiene su propia colección de joyas titulada Momoi in Maki. Como cantante ha lanzado quince discos y organiza eventos de jazz en Tokio

578717MBDG-Daniel-Barenboim-
Daniel Baremboim

Entre 2001 y 2006, Dörrie organizó varias óperas como Così fan tutte (2001) con Daniel Barenboim, así como la colaboración de Kent Nagano en Turandot (2003) y La finta giardiniera (2006) de Mozart El Festival de Salzburgo. Al mismo tiempo creó sus películas Erleuchtung Garantiert, la comedia de la relación Nackt (Naked, 2002), con Heike Makatsch, Nina Hoss, Jürgen Vogel y Benno Fürmann).

Sus relatos hablan de los altibajos de la vida, de los caprichos del amor y del envejecimiento, manteniendo siempre una auténtica visión de la realidad y expresando una enorme simpatía.

Convencida de que más vale una buena historia que un gran presupuesto, escribe ahora un guion sobre lucha libre femenina. Una ficción protagonizada por una mujer y sus cuatro hijas. Todas luchadoras. Proyecto que planea filmar en México. Porque, aseguró, se trata de un libreto sobre luchadoras en la Ciudad de México. Sin embargo, no tiene claro cuándo podrá rodar este guion “porque siempre es difícil financiar una película”.

 Doris Dörrie detalló que, como toda su filmografía anterior, esta ficción tendrá también una conexión emocional con ella. Esta será la segunda obra que Dörrie, amante del cine y la literatura, filme en México. Antes lo hizo con ‘Qué caramba es la vida’, protagonizada por mariachis mexicanas, rodada en la Plaza Garibaldi.

El curso de Escritura creativa abarcó en teoría, sólo dos mañanas. En la práctica implicó más tiempo, una tarde de ronroneo gatuno, varias más con diferentes películas –reales u oníricas- en las que, sin saberlo, Doris Dörrie estuvo acompañándome. De acuerdo con ella, una película siempre contiene algo autobiográfico y una conexión emocional.

De ahí que una buena historia es un buen inicio y la transformación es un punto central en toda historia. Siguiendo sus reglas, que aunadas a la meditación no son cuatro, sino cinco, la transformación está garantizada.

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s