Dicknidad. Un viaje erótico, all inclusive


Por Laura Olmos Fotografías: Aquelarre de Tinta, con la colaboración especial de Icunacury Acosta

Un viaje con todo incluido hacia lo más profundo de las relaciones efímeras de Rodrigo Ciantoro, aderezado con una playlist que da cadencia a 13 relatos en tono explícito y  provocador, induce a la reflexión sobre tabúes como la sexualidad sin límite entre personas de la comunidad LGBT+, citas a través de Apps y falta de conexión entre seres humanos en un contexto digital en donde “concretar sexo es tan fácil como pedir sushi por Uber Eats y se consume cual serie de Netflix”.

David Gómez Contreras, bajo el pseudónimo de Dave Brennan, da voz a Rodrigo, hilo conductor y guía de este viaje. A sus 25, este chico diagnosticado con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), se construye y deconstruye en distintos escenarios. Cada pasaje erótico encuentra una atmósfera y un maridaje distinto. Acapulco: un festival, la compañía de Leo, ketamina y música de fondo de Neneh Cherry. Berlín: sexo casual extremo y True Faith de New Order. CDMX: dealers, whiskey y un poema. “La vida es siempre un perpetuo viaje de puros parajes y personajes. Quiero esfumarme, ver todos, ver más, pero no puedo a varios lados viajar”. 

En este trance madura y se reinventa. Reflexiona sobre el clasismo, la vorágine del consumismo, los estereotipos con los que cargan los bugas confundidos y los clichés de masculinidad que rondan en el ambiente, la tendencia a la toxicidad del masc4masc y su propia inseguridad acerca de lo que él llama su feminidad: “algo con lo que la mayoría de los gays ––en el clóset y fuera–– batallamos toda la vida”. 

Dave advierte la importancia de hablar del machismo en la comunidad gay, en la cual se suele agredir a otros hombres por considerarlos pasivos o afeminados. “Es común que cuando comienzas a salir del clóset haya personas que te digan: no vayas a actuar como maricón, no te vayas a poner una falda”. Para él es importante trascender el miedo a dejar de ser masculino. “Muchas personas que se declaran cien por ciento activas no exploran su punto G y no se conocen a sí mismas. Dan una falsa sensación de fuerza, pero suelen ser débiles. Visibilizar esta problemática podría ayudar a cambiarla”. 

Esa necesidad de cambio se evidencia también en la portada de su libro, que emula un libro de texto gratuito de la SEP, pero que hace un guiño irreverente a una crítica social, enmarcada por la carencia educativa que omite hablar de la diversidad sexual sin tapujos. Dave comenta que existen dos expectativas en la obra: una, permitir a otras personas reflejarse y verse motivadas a realizar cambios en su beneficio. “Hace unos días un lector que es bailarín y padece el TDAH me dijo que el libro lo inspiró a canalizar su trastorno a favor de su ejercicio artístico”. La segunda, es incentivar a las personas a hablar de sexo y sus experiencias. “En algunas presentaciones del libro en el interior de la República, incluimos dinámicas en las que la gente se levanta de su asiento para compartir sus experiencias y eso es gratificante”.     

En Dicknidad, Dave Brennan “desnuda” a Rodrigo Ciantoro para develar al ser con todas sus obsesiones, miedos y carencias. Apela al humor mientras coloca un campo semántico entre sus personajes, cuyas personalidades se dibujan a través de la relación con sus signos zodiacales. Entre líneas, expresa cómo se viven el deseo, la pasión, el amor, la ruptura y el dejar ir, pues aunque muchas de esas relaciones narradas en el libro son casuales –agendadas a través de la App Grindr–, esto no las exime de ser parte de un vínculo que sella la memoria. “El amor no es como la medicina ni como la astrología {…} ocurre cuando le da la rechingada gana”. Para el autor, abrir conexiones vertiginosas con personas de distintos países suele ser complicado porque la distancia afecta y “puedes salir muy herido”.   

Los encuentros y desencuentros con otros signos zodiacales llevan de la mano al lector hacia la experimentación del sexo bajo los influjos de las drogas recreativas que intercaladas con películas y canciones remiten a un cocktail explosivo, al estilo Transpoiting. Dave advierte que hay mucha desinformación sobre las drogas, y que lejos de satanizarlas se debería ofrecer educación de cómo y cuándo consumirlas. “Pueden cambiarte la perspectiva e inspirarte a abrir puertas en tu cerebro que te ayuden a explotar tus sentidos. Es mejor alejarnos de dealers que venden drogas de baja calidad y legalizarlas, dejando que la gente decida de manera informada”.      

El proceso creativo, como extraer un fósil de la tierra

Decía Milán Kundera que en el erotismo buscamos la imagen de nuestro propio significado e importancia. Brennan está de acuerdo: “Salí del closet a los 16 con los amigos y a los 18 con la familia. De los 13 a los 16 viví una época muy oscura. No sabía quién era y no podía hablar abiertamente de mis gustos”. Dice que esa época lo marcó y que su grado de encapsulamiento fue directamente proporcional con el grado de explosión que experimentó cuando se liberó y fue lo que intentó transmitir en el libro. Se propuso hablar de la sexualidad de manera explícita porque así es él ahora. “Hablar de sexo abiertamente ayudaría a educar mejor a las personas. Es una necesidad biológica como otras. Entiendo que no puedas forzar a todos a hacerlo, pero es bonito cuando la gente se libera”.

Cuando Dave habla de su proceso creativo al escribir, se remite al libro On Writing, de Stephen King, quien recomienda tres meses para acabar el primer borrador porque si no los personajes se estancan. Él terminó de escribir Dicknidad en tres meses, aunque su reflexión le llevó mucho más tiempo. “La historia de un libro es como un fósil. Cuando se te ocurre la idea es como encontrar un huesito saliendo del piso. Hay que escarbar delicadamente para que el fósil salga solito. Hay que seguir la historia sin forzar nada. Cuando leí eso me sentí identificado. Fue algo natural; mientras escribía, la música venía a mí. Mi mente siempre está buscando conexiones y patrones musicales y cinematográficas”.

Dave asegura que este libro le ha ayudado a madurar, a dejar de esperar cosas de las personas, a no juzgar a los demás y a quererse a sí mismo porque sin ello no se puede tener una relación estable. En sus siguientes proyectos se encuentra la traducción de su libro para que pueda ser leído en otras partes del mundo. En el tintero también hay en puerta el proyecto de la precuela de Dicknidad y en un futuro realizar una serie. “En cada producto me gustaría tener un canal de comunicación para apelar por la tolerancia y el entendimiento”. 

Sobre el autor

Después de tres años de estudiar medicina en la UNAM, David Gómez Contreras descubrió que esta carrera no era su razón de existir, por lo que estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana, en donde tuvo la oportunidad de viajar de intercambio a Berlín y Ciudad del Cabo. Ha sido guionista, productor y director de varios cortometrajes. Levítico 11 ganó el premio a Mejor Cortometraje en el Festival Tamatán. Ha sido redactor y escritor de diversas industrias y temáticas: música y cine en Ibero 90.9. Actualmente es Director de Marketing para tres empresas financieras. 

Dicknidad se publica bajo el sello editorial independiente Aquelarre de Tinta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s